Gottfried Wilhelm Leibniz

08/11/2021 · Actualizado: 07/11/2021

Descubre al filósofo, físico y matemático Gottfried Leibniz a quien se le reconoce como "El último genio universal".

Retrato de Gottfried Wilhelm Leibniz
Índice de contenido

Biografía de Gottfried Leibniz

Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716) nació en la ciudad de Leipzig. Su padre se desempeñaba como abogado y profesor de filosofía moral. Se dice que el pequeño Gottfried era un niño superdotado. Cuando tenía seis años, su padre murió, dejando al niño con una biblioteca impresionante.

Leibniz desarrolló, entonces, un interés temprano por los libros científicos, leyó clásicos griegos y latinos a la edad de diez años y entró en la universidad cuando solo tenía quince. Estudió derecho, matemáticas y filosofía, inicialmente en Leipzig, luego en Jena y Altdorf. En 1666 se convirtió en doctor en derecho. Rechazó la propuesta de tomar la presidencia y se volvió hacia la política.

En Nuremberg, se unió a la hermandad de los Rosacruces, a través de ellos ingresó al servicio diplomático del príncipe-obispo de Mainz. La primera tarea que hizo fue codificar la ley de Mainz, poco después, se le confió un enviado para influir en Luis XIV: Leibniz debía persuadir al rey de que emprendiera una cruzada contra los turcos. La misión no tuvo éxito, pero en Francia, Leibniz conoció a muchos científicos y filósofos destacados.

Cuando el obispo de Mainz murió en 1673, Leibniz entró al servicio del duque de Braunschweig y se mudó a Hannover, donde se convirtió en un bibliotecario principesco. Esta ocupación le permitió viajar e investigar en su día a día.

Incluso, se dice que rechazó la propuesta de convertirse en bibliotecario de la Biblioteca del Vaticano, ya que requería una conversión al catolicismo. Los intereses de Leibniz incluían derecho, ciencias naturales, mecánica, medicina, minería, lingüística, lógica, matemáticas y filosofía. Era un apasionado de la organización de la vida científica y contribuyó a la fundación de la Academia de Ciencias en Berlín.

Así mismo, trató de implementar proyectos similares en Dresde, Viena y San Petersburgo. Fue el consejero secreto de los electores de Brandeburgo y Hannover. También se convirtió en consejero secreto de Pedro el Grande, desempeñó una función similar en Austria, donde también fue nombrado barón del Imperio.

Por desgracia, a pesar de una vida tan rica y muchas conexiones en el mundo de la ciencia y la política, murió solo.

Aportes de Gottfried Leibniz

Leibniz, junto a Descartes y Spinoza, es uno de los pensadores más destacados de la tradición racionalista. Desde la época de Descartes, el problema de la sustancia ha estado en el centro de la investigación de los filósofos. En este campo, Leibniz desarrolló su propia solución original. Al mismo tiempo, fue el creador de un sistema metafísico sumamente interesante.

Curiosamente, muy pocas de las obras que escribió han visto la luz del día, y muchas de las soluciones e ideas detalladas de Leibniz están incluidas en algunas de sus casi 16.000 cartas de correspondencia. La filosofía de Leibniz es tan rica que se puede interpretar coherentemente desde muchas posiciones, como: analítica y lógica, fisicalista, psicológica, entre otras.

Las verdades de Gottfried Leibniz

Leibniz distinguió dos tipos de verdades: las verdades racionales y las fácticas. Las verdades racionales son imperativas, mientras que las verdades fácticas, como accidentales, se refieren a cosas innecesarias. Tal división se reflejará en los principios de filosofar adoptados por el filósofo.

Según Leibniz, los principios más importantes de la filosofía son la analiticidad, el principio de contradicción y el principio de razón suficiente. La analiticidad en el enfoque de Leibniz consiste en el hecho de que el concepto de sustancia incluye todos sus predicados pasados, presentes y futuros. Por ejemplo, toda la vida de una persona está incluida en su nombre. Este enfoque se justificará en los escritos metafísicos de Leibniz.

El principio de contradicción establece que podemos asignar a cualquier cosa uno de un par de términos opuestos. Algo es blanco o no blanco, vivo o no vivo. Lo que viola el principio de contradicción es imposible.

El principio de razón suficiente en la formulación de Leibniz establece que nada puede existir o ser verdad si no hay una razón suficiente para que sea como es. Tal afirmación no parece explicar mucho, pero Leibniz también admite que estas razones suficientes generalmente nos son desconocidas. Este principio, sin embargo, será la base de muchas soluciones metafísicas.

Las mónadas

Según Leibniz, hay infinitas sustancias. Estas sustancias son mónadas, sustancias simples que forman parte de cosas complejas. Leibniz también los llama átomos de la naturaleza.

Las mónadas carecen de partes y, por lo tanto, no son extensas ni indivisibles. Son sustancias espirituales y sus propiedades son tener percepciones y aspiraciones. Son las percepciones y aspiraciones las que distinguen a unas mónadas de otras.

Así mismo, una mónada no puede ser modificada o afectada; sin embargo, cada una refleja el mundo entero dentro de sí misma: ha implantado percepciones de todo lo que la rodea.

Conforme esta filosofía, nuestra alma también es una mónada, aunque Leibniz atribuyó "monadicidad" a todos los elementos del mundo, cada mónada se desarrolla a su manera.

Las mónadas "dormidas" crean un mundo inorgánico, mientras que las mónadas de las almas humanas son capaces de la percepción: la conciencia. La razón humana es la capacidad de una mónada para comprender las verdades necesarias. Gracias a ella, el hombre también tiene la oportunidad de conocerse a sí mismo. Las mónadas más activas acumulan las menos activas para formar agregados.

Así, el alma resulta ser la mónada central del hombre. Las mónadas no surgen ni perecen, son creadas o aniquiladas por Dios, la mónada más perfecta.

Armonía según la filosofía de Leibniz

Si las mónadas no pueden interactuar entre sí, surge el problema de cómo explicar las acciones y los cambios, y finalmente una imagen del impacto, que parece inalienable. Leibniz introduce aquí el concepto de armonía previamente establecido, que funciona en tres niveles.

Primero, hay una armonía de percepciones. Imaginemos que el mundo que estamos viendo es una película y cada cuadro es una percepción. Esta película "se desenrolla" en cada mónada y está perfectamente en consonancia con lo que realmente está sucediendo en su entorno.

La armonía dentro de la mónada es una continuidad inviolable de percepciones, expresada en el hecho de que recordamos el pasado y miramos hacia el futuro.

En segundo lugar, hay armonía entre las mónadas. Las percepciones de una mónada están en consonancia con las percepciones de otra, por lo que cuando dos amigos están charlando, no pasa nada excepto que cada una de las percepciones trae la imagen del otro amigo y las palabras que pronuncia.

Recordemos que las mónadas no pueden influirse entre sí, por lo que cada uno de los interlocutores no necesita realmente un compañero; las percepciones le darían esa imagen de todos modos.

De esta forma, entendemos que las percepciones son la forma en que Leibniz experimenta el mundo, excepto que la experiencia está incrustada "dentro" de la mónada. Pero, ¿por qué no "hablamos" con un amigo cuando en realidad está ausente? La tercera armonía explica esto.

Nuestras observaciones siempre y necesariamente concuerdan con el mundo externo, porque hay armonía entre el orden espiritual y el físico. De esta manera, Leibniz resuelve el problema que enfrentaban Descartes y Spinoza.

Descartes aceptó la interacción del alma y el cuerpo a través del aliento de vida que converge en la glándula pineal, el asiento del alma. Spinoza ordenó tratar la extensión y el pensamiento como dos atributos de Dios, dos lados de un mismo proceso, independientes entre sí, pero que tienen la misma base ontológica.

Por su parte, Leibniz describió el cuerpo como un agregado, una acumulación de mónadas. Esto lo llevó a concluir que las percepciones de cada mónada se correspondían con cambios en el orden corporal bajo la armonía ordenada por Dios.

Según el filósofo, Dios estableció esta armonía con la creación del mundo, como un relojero que pone los relojes en movimiento. Desde entonces, los relojes funcionan de forma independiente entre sí, pero en armonía: indican la misma hora.

De esta forma, un encuentro físico con un amigo y la conversación con él fueron así prejuzgados con la creación del mundo.

Muerte de Leibniz

Finalmente, el filósofo murió en la ciudad de Hannover en el año de 1716, completamente solo. Si bien pertenecía a la Academia Prusiana de Ciencias y siendo miembro vitalicio de la Royal Society, ninguna de las dos instituciones honró su memoria.

Diego Gallardo

Profesor de Matemática en enseñanza básica y media, aficionado a la creación de contenidos y fan de pederse en el cerro ⛺.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir