René Descartes

19/09/2021 · Actualizado: 07/11/2021

René Descartes ha sido uno de los más importantes precursores de la filosofía de la época moderna y además es una excelente matemático.

Gracias a su tendencia al pensamiento y cuestionamiento de todo lo establecido, muchos de sus tratados y obras siguen representando un apoyo teórico para los filósofos que hoy en día siguen preguntándose acerca del significado de la existencia.

Índice de contenido

Biografía de René Descartes

El matemático y filósofo moderno francés René Descartes nació en el año 1596 en La Haye, Francia. Justo en el apogeo de la reconocida filosofía griega, la revolución científica y los aires de renacimiento, llega el que más adelante se convertiría en el padre y precursor de la Filosofía Moderna.

Descartes perteneció a una familia de baja nobleza. Su padre fue Joachin Descartes y su madre, Jeanne Brochard. Cuando Renñe era tan solo un pequeño, su madre sufre una muerte repentina, por lo que su abuela materna es quien queda a cargo de sus cuidados y crianza.

Desde temprana edad comenzó a formarse en el colegio de los jesuitas de La Fléche, permaneciendo allí hasta los 16 años. Al culminar su educación básica, René comienza a estudiar Derecho en la universidad de Poitiers.

Infancia y adolescencia

Descartes fue cuidado por una nodriza a la cual permaneció ligado durante toda su vida. Al demostrar tener una mente abierta y despierta desde su más corta edad, René era llamado por su padre “el pequeño filósofo”, ya que siempre estaba haciendo preguntas sobre todo lo que le rodeaba o se le ocurría.  

Cuando el pequeño René ya contaba con 11 años los tutores más importantes encargados de su educación en La Fléche fueron el Doctor en filosofía, Francois Fournet y el padre Jean Francois, quien era matemático. Ambos fueron los que afianzaron en el joven Descartes la pasión por la filosofía y la matemática.

Gracias a su talento no solo como filósofo, sino también como un hábil matemático, Descartes siempre ocupó los primeros lugares meritorios en su etapa escolar. Hecho que se documenta en su obra “El discurso del método”. 

Educación

Gracias a la educación que Descartes recibió en La Fléche hasta los 16 años, se consolidaron sus pensamientos filosóficos, además de volverlo diestro en idiomas, latín y griego, en cultura clásica, así como en lecturas de autores de alta categoría como: Platón, Píndaro, Homero, Horacio y Virgilio, y Cicerón.

Gran parte de las enseñanzas que Descartes recibió se basaron en los estudios y teorías de Aristóteles, lo cual amplió y arraigó su gusto por las ciencias biología y física. Allí también estudió matemáticas aplicadas y puras, así como: música, astronomía y arquitectura.

Al igual que en otras instituciones, la cultura clásica de la discusión y el debate se aplicaban en La Fléche, lo cual representó un campo abierto para que el estudiante Descartes aprendiera a interpretar y profundizar en los pensamientos e intenciones de sus compañeros de estudio y demás personas que le rodeaban.

Etapa investigadora

Cuando Descartes conoce al físico Isaac Beeckman en el año 1618, el físico se encontraba desarrollando un tratado sobre conceptos matemáticos, de la teoría física corpuscularista. Isaac Beeckam se convirtió entonces en el impulso que Descartes necesitaba para ampliar su interés por la física y la matemática.

Durante la etapa investigadora de Descartes este tuvo la oportunidad de viajar mucho. Sin embargo, este hecho también se convirtió en un obstáculo a la hora de profundizar en conocimientos y culminar algunas de sus investigaciones.

Afortunadamente, los Viajes de Descartes por Europa le permitieron conocer a grandes eruditos entre los que se encontraba Johann Faulhaber, experto en cálculos alemán, quien lo animó en su ilusión de desarrollar una maravillosa ciencia que se dedicara a conocer al hombre.

Para el año 1622, Descartes ya podía contar entre sus conocidos más allegados a Marín Mersenne y Jean-Louis Guez de Balzac, así como los integrantes del grupo conocido para la época como “Los Libertinos”, quienes compartían con él sus pensamientos, ideas y opiniones sobre los que cada uno daba por verdadero.

Retrato

Fallecimiento

Descartes muere a la edad de 53 años el 11 de febrero de 1650 en Estocolmo, Suecia, de neumonía. Lo cual hoy en día es cuestionado por muchos seguidores de su vida.

El libro “El homicidio de Descartes” del autor Eike Pies, historiador médico alemán, relata con pruebas como es que René Descartes murió a causa de envenenamiento con arsénico.

Las obras del filósofo Descartes tras su muerte se convirtieron en un legado que, aun en la época actual, sigue siendo ampliamente reconocida y estudiada.

Aportes de René Descartes a la filosofía

Considerado el padre de la filosofía moderna, René Descartes también realizó aportes significativos en las matemáticas, ayudando en la revelación de raíces positivas y negativas en la Ley cartesiana de signos o ecuaciones algebraicas.

Aunque se menciona con menor frecuencia, algunos llaman a Descartes el padre de la geometría de análisis. Sus estudios en esta rama trazaron una línea de encuentro entre la geometría y el álgebra.

Por su parte, las obras de Descartes más importantes siguen siendo hoy en día un referente para los estudiantes y expertos que buscan ampliar sus conocimientos filosóficos.

  • El Discurso del Método
  • El Mundo
  • La Géométrie
  • Las Pasiones del alma
  • Meditaciones Metafísicas
  • Principios de la filosofía
  • Reglas para la dirección de la mente

Mejores frases de Descartes

Las frases de Descartes también han marcado un hito que en la actualidad demuestra que cuando se duda de la veracidad de algo estamos abriendo una puerta para descubrir nuevos significados. La famosa frase de Descartes: pienso, luego existo hace referencia a dicha afirmación.

Otras de las frases más importantes de Descartes dictan:

  • Todo aquellos que consideramos difícil puede fraccionarse en partes sencillas.
  • Una vida donde no se practique la filosofía nos condenará a llevar una vida ciega donde somos responsables de no tratar de abrir nunca los ojos de la mente.
  • Fíate solo de la razón y despréndete de lo que tu imaginación y sentidos te hagan asumir como veraz.
  • Si buscas esa cualidad que diferencie a los hombres de los animales, comienza viendo como es su juicio y razón.
  • Que absurdo es que, todas las cosas que son determinantemente infinitas, sean tratadas y documentadas por los hombres, seres inevitablemente finitos.
  • Hasta donde tus posibilidades te lo permitan, duda siempre de todas las cosas, solo así podrás avanzar en la investigación hacia lo verdadero.

Diego Gallardo

Profesor de Matemática en enseñanza básica y media, aficionado a la creación de contenidos y fan de pederse en el cerro ⛺.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir